fbpx

LO LLAMARON EMPRENDER. QUERÍAN DECIR APRENDER.

Por Èlia Guardiola | Marketing Emocional

Sep 16
Emprender Eia Guardiola

Sí, lo llamaron emprender.
Aquello que las personas valientes hacen para convertir sus sueños en realidad.
Aquello que nadie te explica qué conlleva, pero todos te cuentan cómo hacerlo.
Falsos profetas de las utopías, claro. 🤔

¡Qué cagada! Lo entendimos mal… muy mal.
Nadie nos contó lo que se sufre, lo que te arrastra, lo que te frustra.
Nadie nos contó las noches sin dormir, la impotencia de sembrar y no recoger cuando creíamos que tocaba hacerlo. Que nos merecíamos hacerlo… 😔

Nadie nos contó que nos encontraríamos con las puertas cerradas de aquello que llamamos sueños.
Que las puertas entre abiertas no son más que señuelos para picar y tropezar.
Que la vida es jodidamente caprichosa…

Nadie nos contó que emprender es sinónimo de pasarlas putas… muy putas.
Que trabajar 15 horas o más al día era lo normal, para terminar siendo un hábito mal entendido, claro.
Que aceptar cualquier trabajo, a cualquier precio, o gratis, claro, era el sentido de prostituirte durante un breve tiempo caduco… o no tan breve… 😤😕
Que eso era el precio a pagar con todas las consecuencias, siendo solo el preámbulo del aprendizaje que vendría.

Pero aprendimos. ¡Vaya si lo hicimos! 👊🏻
Besamos el frío lodo. Una y otra vez, claro. Una sola era de cobardes, de mediocres. A los emprendedores nos va la marcha. Masocas por naturaleza, oiga. 😉
A testarudos no nos gana nadie.
A persistentes, tenaces y obstinados, tampoco.
Aprendimos a no encariñarnos con ese frío suelo que te aprieta las entrañas para regocijarse de los momentos bajos.
Nos convertimos en el Ave Fénix que lleva tatuada la resiliencia como concepto de vida.

Y sobrevivimos.
Nos levantamos y dimos una trompada en la mesa con el puño cerrado y lleno de ganas.
Porque el secreto siempre reside en ellas. En las ganas, claro.
Dimos el guantazo en nuestra mesa, y en la de ellos.
Empezamos a creer en nosotros.
A ponernos en valor.
A querernos más, pero sobre todo, mejor.
A entender que emprender es solo la palabra sinónimo de libertad. 💪🏻⭐️🚀

Sí, aunque doliera, y aunque siga doliendo.
Aunque no lo entiendas ahora.
Aunque creas que no sé de lo que hablo.
Créeme que sí, que lo he vivido.
Lo he sentido en mis entrañas, en la piel que me da cobijo, en el ayer, y en el ahora también.
Que he pasado hambre. Del de verdad, no del de las películas…
Que he tenido que hacer contorsionismo para sobrevivir.
Que he querido mandarlo todo a la mierda.
Porque sí, claro, EMPRENDER ES UNA MIERDA. 💩
Hasta que recoges lo que llevas tiempo sembrando.
¡Y ni se te ocurra dejar de sembrar! 😉

Yo no lo hice.
No dejé de sembrar, y tampoco de recoger.
Y aquí sigo, sembrando sueños, cuidándolos, moldeándolos, aprendiendo de ellos.
De mis sueños, y de los de otros… a diario.
Y oye, tampoco me ha ido tan mal. ⭐️😉

Querido yo de hace siete años:
Gracias por enseñarme a caer, levantarme y seguir adelante.
Fue jodido. Y mucho…
Pero mereció la pena, y la sigue mereciendo.
Sí, lo llamaron emprender. Pero querían decir aprender. 🚀

Emprender Eia Guardiola
Social

Sobre la autora

Especializada en Marketing Emocional y Experiencial, Storytelling y Marketing de Contenidos. Docente en Universidades, Escuelas de Negocios y Empresas. Speaker nacional e internacional. CEO de Serendipia by Èlia Guardiola.

Deja tu comentario:

(10) comments

Alex Castro 24 septiembre, 2019

WOW!! Me llegó mucho a la patata tus palabras, mas que nada porque, aunque estoy empezando en el mundo del emprendedor ya me voy identificando con algunas reflexiones que dices y ¿sabes qué? Eso me alivia, me alivia el saber que no soy el único, que no estoy por el mal camino y que me evita pensar el «esto no es para mi»

Muchas gracias por tus palabras.

Un abrazo grande,

Alex Castro.

Reply
    Èlia Guardiola 24 septiembre, 2019

    ¡Hola Alex!

    Créeme que no estás solo, ni eres el único. Somos millones de emprendedores que hemos besado el suelo. Y a veces, incluso después de los años, también toca besarlo de nuevo. No pasa nada. Yo emprendí en 2013 de forma oficial, pero creo que llevo toda la vida emprendiendo con cualquier cosa que se me ocurría ya desde pequeña. 😉

    No desistas. Pero tampoco te martirices.

    Abrazo.

    Reply
Sheila Vargas Rojas 24 septiembre, 2019

Me encantó porque tiene algo de poesí y mucho de verdad. Es genial que puedas decir la verdad cruda y dura… Solo de nosotros depende que tenga esto un final feliz.
Un abrazo. Lo comparto

Reply
    Èlia Guardiola 24 septiembre, 2019

    Muchas gracias por tu comentario Sheila.

    Hace ya tiempo que me permití la licencia de soltar las verdades, de forma poética o menos políticamente correcta, pero verdades vividas en mi propia piel al fin y al cabo. Y sin duda vividas en la piel de millones de emprendedores. Así que no voy a dejar de hacerlo. Lo digo aquí públicamente y lo cuento en ms formaciones y conferencias. Pero que emprender sea una mierda, no exime el hecho de que merece la pena y no lo cambio por nada en el mundo.

    ¡Abrazo!

    Reply
Irene Calcáneo 24 septiembre, 2019

¡Vaya! Suelo darme una vuelta por tus artículos porque me gusta tu estilo, ¡pero este se lleva el Óscar!

Más de una década después de emprender la agencia, aún sigo en el camino y nunca, nunca, nunca, se termina. Aprendí que eso es justamente lo gratificante de aprender… emprendiendo.

¡Saludos Élia!

Reply
    Èlia Guardiola 24 septiembre, 2019

    ¡Muchísimas gracias Irene!

    Y aquí lo hice de forma un tanto poética, pero te aseguro que, como dije en otro comentario, llevo ya un año o dos diciéndolo públicamente en conferencias delante miles de personas, en formaciones en Universidades, Escuelas de Negocios y en Empresas. Sí, EMPRENDER ES UNA MIERDA, hasta que recoges lo que llevas tiempo sembrando. ¡Y ni se te ocurra dejar de sembrar!

    Los emprendedores estamos hechos de otra pasta, jaja, y lo maravilloso es que somos millones y nunca dejamos de aprender (y emprender). 😉

    Abrazo y gracias por pasarte por aquí.

    Reply
César 24 septiembre, 2019

Ésto es un auténtico momento «WOW !!» Vaya pedazo de texto el que nos acabas de compartir. Soy un fiel seguidor tuyo por la manera en la que «haces lo que haces», pero ésta reflexión que escribiste realmente me tocó el alma y mi espíritu de Emprendedor. No cabe duda de que el camino del emprendedor está lleno de mierda, y muchas veces cuando nos caemos también nos embarramos de ella, pero el secreto es aprender a amar esa mierda y convertirla en la EXPERIENCIA que nos mueva a APRENDER EMPRENDIENDO.
Gracias Totales Elia, y ¡¡ MUCHA MIERDA !!

Reply
    Èlia Guardiola 24 septiembre, 2019

    Cuánto me alegro de que te haya gustado César.

    ¡¡Sigamos aprendiendo emprendiendo!!

    Abrazo.

    Reply
mdegregorio33@gmail.com 24 septiembre, 2019

Guardiola te leo con algunas lagrimas recorriendo mis mejillas.

Hoy es uno de «ESOS DÍAS» que tan bien conoces.

Gracias por estas palabras.

Reply
    Èlia Guardiola 24 septiembre, 2019

    Mariela, estos días de mierda son necesarios. En el futuro te vas a reír de ellos, o al menos, los verás con esa nostalgia agradable de saber que sirvieron para hacerte más fuerte, más capaz… más resiliente.

    Abrazo gigante y mira, como dice mi madre, llorar limpia los ojos y los hace más bonitos. 😉

    Reply
Add Your Reply

Deja tu comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies