fbpx

Ya vuelvo a estar por aquí, y esta vez con la carga necesaria de Marketing Emocional y, obviamente por estas fechas navideñas, obligado hablar un poco de Neuromarketing.

Vayamos por partes. Aunque he escrito muchas veces sobre Marketing Emocional en mi blog y en blog ajenos, así como de Neuromarketing, hoy toca recordarlo un poco desde la base.

La Navidad ya está aquí, así que merece que nos enfoquemos en estas fechas y en cómo usar el Marketing Emocional en nuestras campañas de email marketing, Branded Content, Marketing de Contenidos y cualquier campaña de Marketing, sea desde la disciplina y técnica que sea.

Marcas que generan Momento WOW

Algunas marcas lo hacen maravillosamente bien, claro. Generando un Momento WOW que no deja indiferente. 😉 Os dejo un par de ejemplos para ir haciendo boca.

“Comparte tus dones” de Apple

Apple hizo uso de esta maravillosa animación, acompañada de la música de Billie Eilish, para mostrar que los regalos son más que objetos materiales. Algo intangible que logra compartir tus dones. Fue compartido miles de veces en las redes sociales con el hashtag #ShareYourGifts 

#VolverACasa de Edeka

Todos conocemos el valor sentimental de los anuncios de Navidad. Y de hecho, muchos de mis alumnos y miles de personas que me han visto encima un escenario, saben de mi debilidad por este anuncio cuando hablo de Marketing Emocional o de Storytelling. 🙂

Un claro ejemplo de Marketing Emocional bien hecho. El anuncio de Edeka, una cadena de supermercados alemanes. Este anuncio de TV aborda el aspecto más trascendente de las fiestas, pasar tiempo con nuestra familia y seres queridos.

No voy a hacer spoiler, por si hay quien aún no lo ha visto. Así que os lo dejo para que lo disfrutéis de nuevo. No hay nada que indique que Edeka es un supermercado, y esto es un gran punto a favor de que la estrategia de Marketing de Contenidos aplicada aquí, es perfecta. Como siempre digo, es un SOFT SELL, una venta suave, no agresiva y menos aún, intrusiva.

De hecho, obtuvo 33.5 millones de reproducciones en YouTube tan solo una semana después de su publicación.

Marketing Emocional. Nueva forma de comunicar

El marketing emocional es un término que surge en la nueva era de la comunicación, donde los consumidores (personas) buscan sentir emociones y vivir experiencias con las marcas. Incluso mucho más que la propia compra.

Gracias a esto, las marcas han detectado que apelando a las emociones, haciendo uso de ellas en la estrategia de Marketing, Comunicación y Publicidad, el resultado no solo es mejor en la toma de decisiones de compra, si no que generan lealtad con la marca.

Con lo cual, la marca logra generar una conexión emocional, un nexo de unión afectivo entre marca y consumidores (personas), y en consecuencia, una fidelización más rentable que será notoria a largo plazo.

Vínculación entre emociones y proceso de compra-venta con el Marketing Emocional

La pregunta que podríamos formularnos es, ¿qué vinculación hay entre las emociones y el proceso de compra-venta de un producto?

En la actualidad se han unido procesos neurológicos de gran avance para la sociedad. Sin duda las neurociencias nos han permitido crear modelos que nos facilitan crear una nueva mirada en los resultados de las ventas en las marcas y en la relación actual con los usuarios.

¿Pero qué es el Marketing Emocional? 

Desde que las ventas nacieron (uffff… de eso hace ni se sabe), el objetivo de las empresas era solo vender. Las marcas se centraban en invertir tiempo y recursos en todas las habilidades del equipo. Pero afortunadamente los tiempos han cambiado. Actualmente, con el marketing emocional, los procesos se enfocan en conocer al cliente, logrando generar una User Experience única y memorable.

Sí, la Experiencia de Usuario debe ser la obsesión de las marcas por encima de las ventas. Porque una venta no te garantiza una buena experiencia de usuario. No obstante, una buena experiencia de usuario sí te garantiza una venta a corto, medio o largo plazo.

¿Qué necesita nuestro cliente o futuro cliente?, ¿Cuál es la mejor solución a sus problemas? Estas son solo dos de las preguntas que cualquier marca debería definir antes de crear la estrategia. El proceso comercial pasa de algo frío y simple, a un método más profundo y directo que busca engagement. Esa vinculación emocional que logra el Marketing Emocional.

De hecho, que te quede claro. Lo he dicho por activa y por pasiva. No vendemos ni productos ni servicios. Vendemos soluciones a los problemas ajenos. Vendemos soluciones al dolor de nuestros clientes.

Es más, recuerda esto…

Marketing Emocional

En el proceso de interacción y engagement es donde las emociones juegan un papel trascendental. Recordemos que nuestros clientes son personas, es decir, seres humanos más emocionales que racionales. Y que, por naturaleza, somos seres sociales. 😉

Cómo funciona el Marketing Emocional

Por si no lo sabías, la palabra ‘emoción’ proviene del latín, ‘emotio’, y explica la variación efímera del estado de ánimo. Y varía en función de los estímulos que recibe el cerebro. Recuerda que todas las emociones se generan en él.

Y en función de ello, puede resultar una emoción agradable o desagradable. Y prefiero definirlo así que no emociones negativas y positivas. De hecho, siempre digo que para mi no existen emociones positivas o negativas, si no emociones. Y en función de diferentes factores y circunstancias, las usaremos de una forma u otra. Bienvenida la Inteligencia Emocional. 😉

Esto genera en la persona una motivación, un impulso o un rechazo a seguir en ese proceso de compra. La clave está en la memoria, porque es donde se encuentran nuestras emociones guardadas, las que nos han dejado huella y nos permite recordar un momento similar. O las que nos van a provocar un rechazo por ese recuerdo desagradable de la experiencia pasada.

Por lo tanto, ¿cómo funciona esto?

1. Se recibe un estímulo en el cerebro que rompe diferentes obstáculos creados internamente en cada uno de nosotros. Y obviamente, de forma única.

2. Una vez penetrado el estímulo, se crea la emoción. Como si fuese un traductor online que recibe información en un idioma para convertirla en otro.

Este sistema de traducción de acciones a emociones ocurre en cualquier situación y circunstancia en nuestra vida. Pero en el marketing emocional lo asociamos a una marca, producto o servicio.

Cuando una empresa nos hace sentir únicos y especiales, la recordaremos como una buena marca a la que volver a comprar o incluso recomendar. En cambio, una emoción desagradable produce el efecto de rechazo, hasta lograr en muchos casos, convertirnos en detractores de la marca.

Marketing Emocional

Para conocer bien a nuestros usuarios y clientes, algunos canales ideales son las redes sociales, los blogs, los foros y los chats. Cualquier tipo de interacción directa que logre una comunicación bidireccional entre la marca y los consumidores (personas) y, a su vez, nos permita saber con detalle qué les pasa.

Recuerda, no vendes productos ni servicios, si no soluciones a problemas ajenos. Las marcas capaces de lograr ese vínculo emocional, esa conexión de amor gracias al Marketing Emocional, podemos lograr convertirnos en una de las Lovemarks de esas personas.

Y este, señoras y señores, debería ser el objetivo de toda marca. Al menos, uno de ellos. No importa que seas una empresa corporativa o una marca personal. Ser la LOVEMARK de alguien es algo que no todas las marcas logran porque se genera lealtad más allá de la razón. 😉

Marketing Emocional

Dopamina en Navidad

El entusiasmo navideño en España es contagioso. Las casas ya se encuentran adornadas con luces, los mercados navideños se hacen presentes en la mayoría de ciudades y los centros comerciales están gritando a gritos que entremos en las tiendas.


Un estudio publicado por BMJ en Neuroscience News hace mención que el espíritu navideño que se encuentra en el cerebro humano está asociado, desde mogollón de años atrás, a sentimientos de alegría y nostalgia. Ojo aquí, porque yo soy de esas personas que considera que la nostalgia es una emoción agradable. De esas que te entra la ñoña bonita del pasado. 😉

Las compras generan un proceso psiconeurológico complejo. Por si no lo sabías, nos genera un sentimiento de satisfacción y la producción de dopamina. Un neurotransmisor que genera placer y felicidad en el ser humano. Bueno, en el cerebro humano. Como siempre digo, ¡¡es la jodida droga de la curiosidad!! 😉

Marketing Emocional y dopamina
Marketing Emocional y dopamina
Marketing Emocional y dopamina

Navidad, Marketing Emocional y Experiencial

La Navidad agrega al momento y proceso de compra, emociones a cascoporro. Haciéndolo memorable en muchas personas que viven experiencias únicas. Y sin duda, productivo para las marcas. Momento perfecto para implementan estrategias que motivan a los consumidores (personas) a comprar sin pensar demasiado. 😉

El marketing experiencial tiene la sartén por el mango en estas fechas. Las tiendas físicas hacen un esfuerzo colosal en cuanto al enfoque creativo para generar reacciones a las personas a través de diferentes estímulos. Aquí el Neuromarketing es el claro vencedor.

Puntos clave como la música, artículos decorativos y aromas, tienen como objetivo generar un ambiente navideño acogedor. Un pretexto perfecto para que el consumidor (persona) piense menos y responda mejor a las señales emocionales que se generan en el subconsciente del ser humano. Recuerda que aproximadamente un 90-95% de las tomas de decisión de compra se generan en él. No somos conscientes de la toma de decisión hasta algún segundo que otro despúes. 😉

El packaging y los productos en estas fechas Navideñas también se adaptan a estos díasStarbucks es un claro ejemplo de ello.

De hecho, sacó su mood navideño con sus vasos, bebidas y comida típica de las fechas de Navidad.

Marketing Emocional y Neuromarketing

Más ejemplos de Marketing Emocional y Neuromarketing en Navidad

En el marketing y en la publicidad nada es coincidencia. Nada es casual y todo conlleva una estrategia sumamente estudiada por detrás… que solo se ve por delante lo que a la marca le interesa.

Como indica GlobalWebIndex, “el marketing emocional nunca es tan evidente como lo es en temporada Navideña”. Pero somos conscientes de todo ello como consumidores… y no nos importa, la verdad sea dicha. ¿Época de consumismo? Sin duda alguna.

Pero aunque cada año vemos el cliché navideño utilizado por las miles de marcas, está claro que es un elemento útil y de gran potencia en el comportamiento y hábitos de las personas. Admitámoslo, nos encanta vivir y sentir la Navidad a través de las marcas. 😉

Os dejo algunos ejemplos más de campañas navideñas de marcas que lo de la creatividad, lo llevan genial. Y ya puestos… ¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!! Me encantará leeros en los comentarios. 🙂

Marketing Emocional
Marketing Emocional

Libro Hogar Elia Guardiola

Mi libro “HOGAR ES” está lleno de frases para pensar y motivar.

¿Quieres saber más sobre él y cómo conseguirlo? ¡Escríbeme!

Un libro de desarrollo personal para leer en los días jodidos… y en los que no. 😉


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

#FrenarLaCurva